ANTONIO BERISTAIN IPIÑA

HACE AHORA OCHO AÑOS

Excelentísimo señor Antonio Beristain Ipiña, fundador Instituto Vasco de Criminología, también uno de los impulsores para la creación de la Asociación Vasca de Criminólogos, gran defensor de los Derechos Humanos, promotor de la Criminología no sólo en el País Vasco, sino en el resto de España, falleció el día 29 de diciembre de 2009 en San Sebastián. Los criminólogos jamás podremos pagar la deuda que tenemos por su dedicación a la Criminología. Descanse en paz.

BIBLIOGRAFÍA: Antonio Beristáin nació en Medina de Rioseco, Valladolid, el día 4 de abril de 1924. Cuando acabó su bachillerato decidió entrar a la Compaía de Jesús y realiza un Noviciado. Posteriormnete inició su actividad docente en la Universidad de Deusto en 1958 donde impartió docencia hasta 1967. Posteriormente fue profesor en diferentes Universidades: Valladolid (1967-1968), Madrid (1968-1970) y Oviedo 1970-1973), hasta llegar a la Universidad del País Vasco donde dirigió el Departamento de Derecho Penal en la Facultad de Derecho de San Sebastián. Fue profesor emérito de esta universidad.

Se especializó en diferentes materias sobre las que trabajó en Derecho penal, Victimología, Criminología, Derecho penitenciario, etc., en Universidades europeas y americanas, (Friburgo de Brisgovia, París, etc.).

En el año 1976 fundó el Instituto Vasco de Criminología que dirigió hasta el 2000 y paso a ser Director Honorario. Tres años mas tarde influyó en la creación de la Ley Orgánica y en la reforma al Código Penal de España en los años ochenta. En 1980 es nombrado Presidente del Consejo de Dirección del Centro Internacional de Investigación sobre la Delincuencia y se hace miembro de Consejo de Dirección de la Sociedad Internacional de Criminología.

En 1995 influyó en unas nuevas modificaciones al Código Penal de España al igual que en las reformas legislativas realizadas en el 2000. Desde el 2000 y hasta 2009.

La importancia de la labor investigadora y docente del Profesor Beristain Ipiña, su trabajo, multidisciplinar, a favor del desarrollo no violento de los Derechos del hombre, la perspectiva crítica, pero conciliadora, del Derecho penal tradicional y de la Criminología sociológica, junto a su esfuerzo por armonizar la acción y la contemplación, ha dado lugar a la creación de una amplia y prestigiosa escuela criminológica, lo que ha proporcionado una especial proyección como puente entre Europa e Iberoamérica, conformándose asimismo como un referente en el ámbito victimológico.